Ingenuity: de fotógrafo a explorador

Desde que supimos por primera vez de Ingenuity, el pequeño helicóptero diseñado por los ingenieros de la NASA y que acompaña a la Mars Perseverance, muchos nos emocionamos por las posibilidades que abría en lo referido a la exploración espacial. Tener, por primera vez, un dispositivo creado por el ser humano volando en otro planeta es un hito de incalculable valor, y aunque la misión de Ingenuity pueda parecer bastante modesta, en realidad es una gran éxito de ingeniería.

Cuando se definieron todos los pasos de la misión Perseverance, los planes para Ingenuity se limitaban a comprobar que los ingenieros habían hecho sus deberes y que el helicóptero era capaz de volar en la atmósfera de Marte, y emplear su cámara para tomar imágenes que, de vuelta al rover, son enviadas a la Tierra. Ya lo ha hecho en varias ocasiones, y aunque su primer vuelo se tuvo que retrasar con respecto a la previsión inicial, y el cuarto también se ha visto demorado, la misión es todo un éxito.

Y tanto es así que, a su misión original, que consistía exclusivamente en volar y tomar imágenes, le ha surgido una nueva competencia. Según podemos leer en Business Insider, la NASA ha decidido que Ingenuity va a llevar a cabo operaciones que estaban previstas para futuros helicópteros. Hablamos de exploración y mapeo, observación de características interesantes de Marte desde el aire y exploración de terrenos accidentados a los que los rovers no pueden acceder.

«La capacidad de volar el helicóptero hacia un terreno que el rover no puede atravesar y traer datos científicos es extremadamente importante para futuras misiones que podrían combinar un rover con un helicóptero de reconocimiento«, dijo el científico de Perseverance Ken Farley en una sesión informativa el viernes. Obviamente son funciones que la NASA esperaba desarrollar con futuros helicópteros, pero no con Ingenuity hasta ahora.

Ingenuity: de fotógrafo a explorador

Recordemos que, en su versión inicial, el plan proyectaba cinco vuelos del Ingenuity, y que tras cumplirlos el helicóptero quedara abandonado en la superficie marciana. Con el vuelo previsto para ayer y pospuesto a hoy, el helicóptero debería elevarse algo menos de cinco metros y desplazarse lateralmente alrededor de 130 metros hacia el sur de su posición actual, recopilando información de un terreno totalmente inexplorado hasta ahora. Con esas fotos de vuelo, el equipo de la NASA planea construir un mapa en 3D del terreno cercano y elegir un nuevo lugar de aterrizaje para Ingenuity. También esperan grabar el primer audio de Ingenuity en vuelo.

Si todo sale bien, con esta misión el Ingenuity demostrará poder ver ampliadas sus funciones y su vida útil, permitiendo que el equipo de la misión lo utilice para explorar el entorno de Perseverance, ayudando de este modo a decidir en qué direcciones se moverá la sonda llegado el momento. Aunque el helicóptero no cuenta con muchos instrumentos para recopilar información orográfica y del terreno, las imágenes que puede tomar sí que pueden ser analizadas en la Tierra para determinar sus condiciones y dirigir la Perseverance hacia las zonas más seguras.

De momento la misión del Ingenuity se ha extendido por 30 días, pero este plazo es prolongable, siempre y cuando sus operaciones no interfieran con las acciones programadas para la Perseverance. En palabras de uno de los técnicos de la misión «Estamos en una especie de fase de ver cómo va todo«, una muestra clara de que la NASA está recalibrando constantemente el potencial del helicóptero, y que es posible que todavía nos de más sorpresas, y haga que el fragmento del Flyer-1 de los hermanos Wright que lleva en su interior siga sumando horas de vuelos históricos.

La entrada Ingenuity: de fotógrafo a explorador es original de MuyComputer