Cómo elegir el NAS ideal para hogares o pequeñas empresas y selección de ofertas

Hace tiempo que uso un NAS en el hogar para centralizar el almacenamiento de datos personales y profesionales propios (y los del resto de la familia) como uso preferente, ya que no es único como luego veremos. Para mí es un dispositivo esencial en los tiempos de pandemia que corren: teletrabajo masivo, los chavales estudiando en casa y permanentemente conectados, amén de una cantidad de datos que procesar que no cesa de crecer.

Además, llevo tantos años en esto de la informática y la tecnología que me ha pasado de todo. No me fío de los errores de Windows, ni de malware como Ransomware que cifra los archivos y los deja inaccesibles, como tampoco de un fallo físico de las propias unidades de almacenamiento de las que ningún equipo está a salvo.

Por supuesto, uso copias de seguridad y unidades de respaldo externas; procuro tener los archivos en discos/particiones internas distintas a las de los sistemas operativos y también me apoyo en los servicios en nube para guardar y manejar una parte de los datos. Pero, para el usuario o profesional que como yo prefiera centralizar todo en un solo dispositivo y tenerlo a mano bajo control físico con total privacidad, no hay nada mejor que un NAS.

Qué es un NAS y para qué se usa

El acrónico de Network Attached Storage suma tecnologías de almacenamiento y conectividad para ofrecer las ventajas de ambos mundos. Imagina una unidad de almacenamiento externo típica que se conecta a una red informática local. Básicamente es eso, aunque su capacidad va mucho más allá y permite acceso total a los datos desde casa o desde cualquier lugar del mundo vía Internet.

Otra capacidad de interés de un NAS es que cuenta con su propio hardware y al usar protocolos de red (generalmente TCP/IP) y de sistemas de archivos estandarizados, permiten el acceso desde cualquier tipo de dispositivo en el que puedas pensar, desde un PC, un móvil o un televisor, con total independencia del sistema operativo que usen.

NAS

Aunque el objetivo principal de un NAS es añadir capacidad de almacenamiento físico a toda la red y manejar los archivos, su gran versatilidad permite otros usos destacados:

  • Servidor de medios multimedia para transmitir contenido a otros equipos. Una gozada, porque los modelos más capaces permiten transmitir, por ejemplo, una película con resolución 4K a un televisor.
  • Colaboración en la edición de documentos de una manera similar a como hacemos en servicios en servicios en nube como Microsoft 365 o Google Docs.
  • Gestión de copias de seguridad automáticas de cualquier equipo informático para evitar las sorpresas ante los errores de los mismos.
  • Cliente P2P utilizable sin necesidad de tener encendida la computadora. Montas tu red Torrent y te olvidas; el NAS seguirá trabajando sin necesidad de PCs.
  • Videovigilancia. Puedes conectar las cámaras IP de vigilancia para guardar sus sus grabaciones.
  • Nube privada. Ideal para montarse una nube propia, que también puede conectarse con otras públicas como OneDrive, Amazon o Google Drive.

Cómo elegir el NAS doméstico ideal

Como decíamos arriba, una característica distintiva de este tipo de equipos es que funcionan de manera autónoma a los ordenadores personales o dispositivos móviles desde los que se pueden conectar. Para ello, cuentan con su propio hardware interno, las unidades de almacenamiento, los puertos de conexión, el sistema operativo y las aplicaciones.

Capacidad de almacenamiento

Seguramente es el factor diferenciador que todo usuario valorará ante la compra de un NAS. La industria ofrece todo lo que busques. Desde modelos simples para consumo con espacio para una o dos unidades de almacenamiento, hasta grandes bastidores para centros de datos que pueden utilizar centenares de ellos. También varían en la inclusión o no de las unidades de almacenamiento, ya que algunos modelos vienen completamente equipados, mientras que otros (la mayoría) se entregan con bahías vacías para que el usuario monte los suyos propios.

De hecho, puedes emplear tanto los discos duros que tengas por casa o en la oficina sin utilizar que hayas ido retirando de otros equipos o adquirir modelos nuevos especializados en NAS, optimizados para un menor consumo y una mayor durabilidad, algo a tener en cuenta si como es común en estos equipos los vas a tener funcionando 24/7. En ambos casos, valora la capacidad total que vas a necesitar antes de la compra y dale el margen correspondiente.

Hardware interno

Lo mismo podemos decir en este apartado. Un NAS cuenta con su propia placa base, procesador y memoria, y su nivel varía extraordinariamente, desde un simple SoC ARM para un modelo de consumo a un Intel Xeon de 48 núcleos para los modelos más potentes para centros de datos.

Si además de las típicas funciones de almacenamiento quieres usar el NAS como servidor de medios, asegúrate que su procesador tenga capacidad para ello. Modelos de nivel medio y avanzados también permiten ampliar la capacidad de la memoria RAM base o utilizar SSD PCIe M.2 adicionales que actúan como caché y aceleran la transferencia de datos de las unidades de almacenamiento principales.

Conectividad

Teniendo en cuenta que la base del funcionamiento de un NAS es su capacidad para transmitir archivos en red, una recomendación obvia es que al menos cuente con un conector Ethernet con soporte para 1 Gbe (o superior) y no estándares inferiores porque se notará mucho en el rendimiento al manejar datos y será imposible usarlo para otro de sus usos como el de transmisión multimedia. Hay modelos de todo tipo con soporte para redes más avanzadas o varios conectores para LAN.

El resto de puertos son accesorios, aunque pueden venir bien a cualquier usuario. Por ejemplo eSATA o USB a los que se pueden conectar unidades de almacenamiento externo o soporte para tarjetas de memoria microSD. También es habitual que ofrezcan LEDs de funcionamiento de las unidades o pantallas LCD de control del sistema.

Sistema operativo y aplicaciones

Los NAS funcionan con sistemas operativos propios basados en Web. Grandes fabricantes como QNAP o Synology ofrecen desarrollos sobresalientes en diseño y funcionamiento, además de centenares de aplicaciones bien pensadas para cubrir cualquier tarea de uso.

Aunque no son máquinas tan especializadas, si optas por la opción de montar un NAS por tu cuenta, por ejemplo aprovechando un viejo PC para convertirlo en un servidor de almacenamiento en red accesible desde otros equipos, puedes usar sistemas operativos gratuitos y de código abierto como FreeNAS.

Instalación de un NAS

Poner en marcha un NAS de consumo o pequeña oficina es bastante sencillo como habrás podido ver en algunos análisis de producto que te hemos ido ofreciendo, como el del WD My Cloud Pro PR4100 o a un nivel superior el Synology DiskStation DS1621xs+. El proceso pasa por instalar las unidades de almacenamiento que vayamos a utilizar, conectarlo a la red local y configurarlo mediante el propio software que incluye.

Para estos sistemas se aconseja la utilización de discos duros en vez de SSD por su mayor capacidad y mejor precio por GB. Las ventajas de rendimiento de las unidades de estado sólido aquí no son tan significativas como en un ordenador personal. No es necesario que los discos duros sean de la misma marca ni es obligatorio (aunque sí recomendable) que tengan el mismo tamaño, aunque dependiendo del nivel de RAID que uses solo podrás aprovechar la capacidad del más pequeño de ellos. Por tanto, si tienes algún disco duro libre por casa o la oficina un NAS va a ser donde mejor utilización le vas a dar.

Los sistemas operativos de los grandes fabricantes son fantásticos. Basados en web, potentes, pero al tiempo muy intuitivos para empezar, con asistentes de instalación para formatear y preparar los discos, con una configuración automatizada, interfaces de usuario fáciles de usar y una gran cantidad de aplicaciones para ampliar su funcionamiento más allá de simplemente guardar datos.

NAS

Guía de compra NAS

La oferta de este tipo de equipos no se actualiza con la asiduidad de un portátil o un smartphone. Simplemente no es necesario. Si seleccionas un buen NAS para empezar te va a durar muchos años. La mayoría de modelos permiten ampliar la capacidad de almacenamiento en el futuro con discos duros de mayor tamaño y seguramente esa sea la única tarea de actualización que realices, si bien tienes la opción de instalar mayor cantidad de memoria RAM o usar SSD M.2 para caché de datos.

Te dejamos una muestra de la oferta existente con precios actualizados y con la mente puesta para uso en un escritorio informáticohogar, pequeña empresa u oficina en casa, con precios que van desde 100 a 500 euros porque la industria ofrece soluciones para todos los presupuestos y necesidades.

Buffalo LinkStation 520

  • Procesador: ARM Realtek de doble núcleo a 1 GHz.
  • Memoria: 256 MB DDR3
  • Capacidad de almacenamiento: Dos bahías para discos duros de 2, 4, 6 u 8 TB de 3,5″. RAID 1.
  • Conectividad: 1 RJ-45 GbE Ethernet LAN – 1 USB 3.0.
  • Sistema operativo y software: WebAccess. Cinco licencias de NovaBACKUP Buffalo Edition para PC
  • Precio: 105 euros. (Sin discos)

Comprar en Amazon

Synology DS120J

  • Procesador: ARM
  • Memoria: 512 MB
  • Capacidad de almacenamiento: 1 bahía
  • Conectividad: 1 RJ-45 GbE Ethernet LAN – 1 USB 3.0
  • Sistema operativo y software: DiskStation Manager (DSM).
  • Precio: 109 euros (sin discos).

Comprar en Amazon

TerraMaster F2-210

  • Procesador: ARM 4 núcleos a 1,4 GHz
  • Memoria: 1 GB DDR4
  • Capacidad de almacenamiento: Dos bahías con capacidad máxima de 32 TB
  • Conectividad: 1 RJ-45 GbE Ethernet LAN
  • Sistema operativo y software: TOS
  • Precio: 155 euros. Ofrece otras versiones con 4 bahías por 209 euros (Sin discos)

Comprar en Amazon

QNAP Home TS-128A

  • Procesador: ARM 4 núcleos 1 GHz
  • Memoria: 1 GB DDR3
  • Capacidad de almacenamiento: 1 bahía
  • Conectividad: 1 RJ-45 GbE Ethernet LAN
  • Sistema operativo y software: QTS
  • Precio: 158 euros (sin discos).

Comprar en Amazon

Western Digital My Cloud Home

  • Procesador: ARM
  • Memoria: 1 GB
  • Capacidad de almacenamiento: Una bahía para discos duros de 2, 4, 6 u 8 TB de 3,5″.
  • Conectividad: 1 RJ-45 GbE Ethernet LAN – 1 USB 3.0
  • Sistema operativo y software: My Cloud OS
  • Precio: 169 euros con disco de 3 TB incluido. Ofrece otras versiones con 4, 6 y 8 Tbytes.

Comprar en Amazon

QNAP TS-230

  • Procesador: ARM de cuatro núcleos a 1,4 GHz
  • Memoria: 2 GB DDR3
  • Capacidad de almacenamiento: Dos bahías para discos duros
  • Conectividad: 1 RJ-45 GbE Ethernet LAN – USB 3.0
  • Sistema operativo y software: QTS
  • Precio: 169 euros (sin discos).

Comprar en Amazon

Synology DS220j

  • Procesador: Realtek RTD1296, cuatro núcleos a 1,4 GHz.
  • Memoria: 512 MB DDR4 (Ampliable)
  • Capacidad de almacenamiento: Dos bahías para una capacidad máxima de 32 TB. RAID 0, 1, JBOD.
  • Conectividad: 1 RJ-45 GbE Ethernet LAN – 1 USB 3.0
  • Sistema operativo y software: DiskStation Manager (DSM).
  • Precio: 190 euros (sin discos).

Comprar en Amazon

QNAP TS-231K

  • Procesador: Alpine AL-212 de doble núcleo a 1,7 GHz
  • Memoria: 1 GB DDR3
  • Capacidad de almacenamiento: Dos bahías para discos duros
  • Conectividad: 1 RJ-45 GbE Ethernet LAN – 3 USB 3.0
  • Sistema operativo y software: QTS
  • Precio: 216 euros (sin discos).

Comprar en Amazon

Synology DS218

  • Procesador: Realtek RTD1296, cuatro núcleos a 1,4 GHz.
  • Memoria: 2 GB DDR4 (Ampliable)
  • Capacidad de almacenamiento: Dos bahías para una capacidad máxima de 28 TB. RAID 0, 1, Synology.
  • Conectividad: 1 RJ-45 GbE Ethernet LAN – 1 USB 3.0 – 1 USB 2.0.
  • Sistema operativo y software: DiskStation Manager (DSM).
  • Precio: 298 euros (sin discos).

Comprar en Amazon

WD My Cloud EX4100 Expert

  • Procesador: Marvell ARMADA 388 de doble núcleo a 1,6 GH
  • Memoria: 2 GB DDR3
  • Capacidad de almacenamiento: Cuatro bahías para 24 TB. RAID 0, 1, 5, 10 y JBOD.
  • Conectividad: 2 RJ-45 GbE LAN – USB 3.0
  • Sistema operativo y software: My Cloud OS
  • Precio: 330 euros (sin discos). Ofrece otras opciones con discos de 8, 16, 24, 32, 40 y 56 Tbytes.

Comprar en Amazon

QNAP TS-431P3

  • Procesador: ARM de cuádruple núcleo a 1,7 GHz
  • Memoria: 2 GB
  • Capacidad de almacenamiento: Cuatro bahías para discos duros
  • Conectividad: 2 RJ-45 Ethernet LAN (2.5 GBE – 3 USB 3.0)
  • Sistema operativo y software: QTS
  • Precio: 379 euros (sin discos).

Comprar en Amazon

Synology DS418

  • Procesador: Realtek RTD1296, cuatro núcleos a 1,4 GHz
  • Memoria: 2 GB DDR4 (Ampliable)
  • Capacidad de almacenamiento: Cuatro bahías para 56 TB. RAID 0, 1,JBOD. Synology Hybrid RAID
  • Conectividad: 2 RJ-45 GbE Ethernet LAN – 1 USB 3.0 – 1 USB 2.0
  • Sistema operativo y software: DiskStation Manager (DSM)
  • Precio: 439 euros (sin discos). Ofrece opciones con discos y capacidad de 16 o 32 Tbytes

Comprar en Amazon

QNAP TS-431X2

  • Procesador: Annapurna Labs de cuádruple núcleo a 1,7 GHz
  • Memoria: 2 GB DDR3 (ampliable a 8 GB)
  • Capacidad de almacenamiento: Cuatro bahías para discos duros. RAID 0, 1, 5, 10 y JBOD
  • Conectividad: 2 RJ-45 Ethernet LAN (10 GbE) – 3 USB 3.0
  • Sistema operativo y software: QTS
  • Precio: 449 euros (sin discos).

Comprar en Amazon

Synology DS720+

  • Procesador: Intel Celeron J4125 de doble núcleo a 2 GHz
  • Memoria: 2 GB DDR4 (ampliable a 8 GB)
  • Capacidad de almacenamiento: Cuatro bahías para discos duros. RAID 0, 1, 5, 10 y JBOD
  • Conectividad: 2 RJ-45 Ethernet LAN – 3 USB 3.0 – 2 SSD M.2
  • Sistema operativo y software: DiskStation Manager (DSM)
  • Precio: 469 euros (sin discos).

Comprar en Amazon

WD My Cloud Pro PR4100

  • Procesador: Intel Pentium N3710
  • Memoria: 4 GB DDR3L (ampliable)
  • Capacidad de almacenamiento: Cuatro bahías para 40 TB. RAID 0, 1, 5, 10 y JBOD.
  • Conectividad: 2 RJ-45 GbE LAN – 1 USB 3.0 frontal, 2 USB 3.0 traseros – 2 PSUs
  • Sistema operativo y software: My Cloud OS
  • Precio: 509 euros (sin discos). Varias ofertas con discos incluidos, desde 8 a 56 Tbytes.

Comprar en Amazon

Discos duros especializados en NAS

Si seleccionas un NAS «vacío», para su montaje puedes emplear como decíamos discos duros que tengas por casa o en la oficina. Pero si necesitas comprar nuevos hay modelos optimizados para trabajar 24/7 que ofrecen un menor consumo y una mayor durabilidad. Como ejemplo, te dejamos dos de las mejores series:

  • WD Digital (RED)– Disco duro interno para dispositivos NAS de sobremesa (Intellipower, SATA a 6 Gb/s, 64 MB de caché, 3,5″). Ofrece versiones desde 1 TB por 61 euros y otras opciones con 2, 3, 4, 6, 8, 10, 12 y 14 Tbytes.
  • Seagate IronWolf– Disco duro interno para sistemas NAS (3,5″, 5900 RPM, hasta 180 MB/s – SATA con 6 Gbit/s). Ofrece versiones desde 1 TB por 53 euros y otras opciones con 2, 3, 4, 6, 8, 10, 12, 14 y 16 Tbytes.

Nota: Esta selección contiene algunos enlaces de nuestros afiliados, pero ninguno de los productos incluidos han sido propuestos o recomendados por ellos o sus fabricantes, sino elegidos según nuestro propio criterio.

La entrada Cómo elegir el NAS ideal para hogares o pequeñas empresas y selección de ofertas es original de MuyComputer