Google Chrome da un nuevo paso para ser más rápido

A día de hoy, Google Chrome sigue siendo el rey indiscutible en lo referido a los navegadores.La cuota de mercado del navegador de Google está muy por encima de la suma del resto de contrincantes y, al menos a corto plazo, no hay señales que apunten a que peligre su liderazgo. Sin embargo, también es indiscutible que sus alternativas se mantienen en una evolución constante, y por ejemplo en los últimos meses hemos podido ver como Microsoft Edge se mantiene en un lento pero sostenido crecimiento.

Que la mayoría de las empresas responsables de los navegadores hayan renunciado a sus propios motores o a otros desarrollos y, en su lugar, hayan optado por Chromium, le ha restado a Google Chrome bastantes de sus ventajas exclusivas, es decir, las que tenía cuando era el único navegador con ese motor. Hoy en día son muy pocos, principalmente Mozilla Firefox y Apple Safari, los que se mantienen en otros motores, y aunque el caso de Firefox es distinto, cada vez hay más consenso sobre que Apple debería dar también este salto en algún momento. No parecen dispuestos a hacerlo por ahora, pero quizá se produzca algún cambio a medio plazo.

Sea como fuere, ahora Google Chrome se enfrenta a una mayor competencia, algo que me parece increíblemente sano, y debe poner el foco en encontrar mejoras que entregar a sus usuarios, para lograr retenerlos. Y no es ningún secreto que un aspecto muy importante para Google es el rendimiento, tanto de las webs y servicios online como de sus propios desarrollos de software. Y sí, soy consciente de que por ahí vienen también parte de sus problemas, como el referido a la gestión de memoria, pero no es menos cierto que también es un campo al que dedican bastantes esfuerzos para mejorar.

Google Chrome da un nuevo paso para ser más rápido

La última noticia a este respecto la encontramos hoy en Windows Latest, y nos cuenta que una función que ya lleva tiempo presente en la versión de Google Chrome para Android está cerca de llegar a las versiones de escritorio del navegador. Se trata de back-forward cache, y su función es mantener siempre cacheada la última página web en la que hemos estado, además de la que tenemos abierta actualmente en la misma pestaña. Así, tanto si pulsamos el botón de retroceso (para volver a la última página vista) como el de avance (cuya función es prácticamente similar, solo que para volver a la que visitamos antes de pulsar retroceder), la carga del contenido será instantánea.

La llegada de back-forward cache a las versiones de escritorio de Google Chrome para Windows, macOS y Linux se producirá en modo experimental con la versión 92 (actualmente nos encontramos en la 90). Su despliegue completo debería ser bastante rápido puesto que, como ya hemos contado, es una función que ya ha sido más que probada en Android, por lo que su adaptación a los entornos de escritorio debería ser bastante sencilla.

Por si te lo estás preguntando, en principio esta función no debería afectar al rendimiento del sistema. Y es que todo el contenido cacheado por esta función de Google Chrome no permanece cargado en memoria y, por supuesto, tampoco se mantienen en ejecución los scripts de la página cacheada para ser recuperada si el usuario vuelve sobre sus pasos.

La entrada Google Chrome da un nuevo paso para ser más rápido es original de MuyComputer