Twitch da marcha atrás y pemite los streams de piscinas

Si hace solo unos días hablábamos del difícil encaje en Twitch de los streams de piscinas, tras la desmonetización parcial del canal de la popular streamer Amouranth, y eso nos invitaba a pensar que este tipo de contenido podía tener los días contados en la plataforma. Y es que las normas de uso de la plataforma no parecían especialmente propicias para un tipo de transmisión tan claramente sexualizada, que no encaja con el resto de contenidos que, al menos en teoría, pretende ofrecer Twitch.

Sin embargo, parece que la interpretación de la inhabilitación de varios canales de piscinas para mostrar publicidad que hicimos muchos en su momento fue totalmente errónea y, es más, parece no solo que la plataforma no tiene problemas con las piscinas, sino que además quiere asignarles un espacio específico, concretamente una categoría, en la que las streamers puedan clasificar sus directos y los usuarios puedan encontrarlos rápidamente.

Y es que tras la protesta por parte de Amouranth, en la que principalmente criticaba no haber sido informada previamente por la plataforma (un punto en el que estoy totalmente de acuerdo), Twitch ha publicado un extenso comunicado en el que aborda el asunto de las piscinas, explica la razón por la que bloqueó la publicidad en dichos canales y, además, reflexiona sobre su propia manera de actuar y sobre la reacción frente a dicho tipo de contenido.

Empieza Twitch diciendo que gran parte de la conversación que ha percibido al respecto, y expresa su opinión al respecto en estos términos:

En primer lugar, nadie merece ser acosado por el contenido que eligen transmitir, cómo se ven o quiénes son, y tomaremos medidas contra cualquiera que perpetúe este tipo de toxicidad en nuestro servicio. En segundo lugar, si bien tenemos pautas sobre contenido sexualmente sugerente, que otros lo consideren sexy no va en contra de nuestras reglas, y Twitch no tomará medidas de cumplimiento contra las mujeres, ni contra nadie en nuestro servicio, por su atractivo percibido . 

Y aquí ya nos encontramos con cómo Twitch intenta nadar y guardar la ropa, sin demasiado éxito en mi opinión. Estoy totalmente en contra del acoso, eso lo dejo claro desde el primer punto, y cualquier mensaje de hostigamiento recibido por cualquier persona me parece intolerable. Mi problema no es con esa declaración de intenciones, que me parece perfecta, sino con su política con respecto al contenido sexualmente sugerente.

Cualquier persona que ya lleve un tiempo empleando Twitch sabe perfectamente que la plataforma siempre ha sido restrictiva a este respecto, con normas claramente dirigidas a que el servicio fuera family friendly. Sin embargo, permitir este tipo de contenido es un paso claro en la dirección contraria (que, repito, no digo que sea bueno ni que sea malo, esa consideración es tremendamente subjetiva), y esto es algo que, por honestidad, debería reconocer en su comunicado.

Sigo leyendo y encuentro algo que me gusta, y es el reconocimiento explícito de que las políticas actuales de Twitch han contribuido a la confusión en este sentido. Y es que copio lo que podemos encontrar en las mismas, en el apartado «Contenido sexualmente sugerente», empieza diciendo «Para mantener la salud de nuestra comunidad y promover contenido que sea apropiado para una audiencia diversa, el contenido sexualmente sugerente está prohibido en Twitch«. Claro que se ha generado confusión, puesto que las normas prohíben un tipo de contenido que se está emitiendo, promocionando y ahora incluso defendiendo por parte de Twitch. Claro que es confuso.

Twitch da marcha atrás y pemite los streams de piscinas

Ejemplo del contenido que podemos encontrar en la nueva categoría, creada por Twitch, para los streams hot tube.

Las críticas al contenido de piscinas, flotadores de flamenco / banana y streamers dando la espalda a la cámara y poniéndose en cuclillas mientras anotan un nombre en una pizarra, al menos las que yo he escuchado y las que yo mismo comparto, tienen que ver con que, y perdón por la franqueza, posar para poner un culo apenas cubierto por un tanga en primer plano de un directo, sí que me parece sexualmente sugerente. Y negarlo es un ejercicio de hipocresía digno de estudio.

Vuelvo, por lo tanto, a lo que indicaba anteriormente, cualquier tipo de acoso contra las streamers que emiten este tipo de contenido me parece deleznable, y espero que sea perseguido. Ahora bien, tampoco me parece honesto por parte de Twitch imputar estas críticas al odio, cuando gran parte de la conversación lo que critica es que se emita ese tipo de contenido en la plataforma, cuyas políticas señalan explícitamente que no están permitidos. No sé si es hipocresía o es cinismo, pero no me gusta en ninguno de los casos.

Lo correcto, por parte de la plataforma, habría sido admitir un cambio de postura, una apertura hacia los contenidos sexualmente sugerentes. Pero, claro, eso iría en contra de la imagen family friendly que pretende proyectar. Pero el problema es que por muchas declaraciones de intenciones que haga, para que los padres se sientan tranquilos dejando a sus hijos entrar al servicio, si los hot tub forman parte del contenido del servicio, poco tiempo durará dicha imagen.

Ahora me queda la duda de si Twitch modificará sus normas, de manera que se adapten a los streams de piscinas, flotadores y culos en pompa, si pasará a perseguir los primeros planos y las poses explícitas o si seguirá en esta pretendida ambigüedad No porque tenga algo en contra de ellas, si no por respeto a sus propias normas, concretamente al punto «Content or camera focus on breasts, buttocks, or pelvic region, including poses that deliberately highlight these elements«. Quizá este sea un buen momento para que Twitch se lea sus propias normas. No es complicado, las pueden encontrar aquí mismo.

La entrada Twitch da marcha atrás y pemite los streams de piscinas es original de MuyComputer