Las GTX 600 y GTX 700, basadas en Kepler, dejarán de recibir soporte este año

El soporte de las GTX 600 y GTX 700 se ha mantenido estable desde su llegada al mercado, aunque con la llegada de nuevas arquitecturas gráficas, y el salto a nuevos estándares, como Vulkan y DirectX 12, dicho soporte ha sido cada vez más limitado, hasta acabe en un nivel que prácticamente podemos calificar como anecdótico. No me interpretéis mal, recibir soporte siempre es bueno, ya que alarga la vida útil de un determinado producto, pero cuando este queda obsoleto, las mejoras acaban siendo inexistentes, y todo se reduce a cuestiones de soporte, estabilidad y seguridad.

Las GTX 600 y GTX 700 llegaron al mercado, respectivamente, en 2012 y 2013. Ambas soluciones gráficas utilizan la arquitectura Kepler, aunque debemos recordar que hay modelos de gama baja en la serie 600 que están basados en Fermi, y que las GTX 750 y GTX 750 Ti están basadas en Maxwell de primera generación. Kepler es, por tanto, una arquitectura que pronto cumplirá nueve años, y que ha sido ampliamente superada.

Es normal que una arquitectura gráfica tan antigua vaya siendo objeto de un gradual abandono, pero en el caso de Kepler debemos tener en cuenta que se trata de una arquitectura muy particular, ya que fue desarrollada con DirectX 11 en mente y tiene, por tanto, carencias importantes, entre las que podemos destacar, por ejemplo, la computación asíncrona. No fue una mala arquitectura, pero es cierto que estuvo demasiado centrada en el presente, y en el rendimiento a corto y medio plazo, lo que hizo que, en líneas generales, envejeciese peor que las Radeon HD 7000 y las Radeon RX 200, sus rivales directos.

GTX 600 y GTX 700

NVIDIA dejará de dar soporte a las GTX 600 y GTX 700

A pesar de todo lo que hemos dicho, hoy por hoy sigue siendo posible jugar con las GTX 600 y GTX 700, aunque dependiendo del juego que intentemos correr, y del modelo que utilicemos, la experiencia puede ser bastante buena o muy pobre. Por ejemplo, la GTX 660 ofrece todavía un buen rendimiento, como vimos en este artículo, donde repasamos 30 juegos con pocos requisitos que funcionan muy bien con dicha tarjeta gráfica.

Los modelos más potentes, como la GTX 680 y las GTX 780 y GTX 780 Ti, puede mover casi cualquier cosa en 1080p ajustando la calidad gráfica, pero han acusado de forma notable el paso del tiempo. Por ejemplo, la GTX 780 Ti se definía como una tarjeta gráfica para jugar en 4K, y ahora mismo solo puede aguantar bien el tipo con resoluciones 1080p.

También nos encontramos en una etapa de transición en la que, dentro de un par de años, como máximo se producirá la transición a la nueva generación, y esto supondrá el último clavo en el ataúd de la arquitectura Kepler. Mientras esperamos a que eso se produzca, podemos confirmar que su final está muy cerca, ya que una documentación de NVIDIA que se ha filtrado indica claramente que las GTX 600 y GTX 700 dejarán de recibir nuevos drivers a partir de la serie R470.

Ahora mismo, los últimos controladores que ha lanzado NVIDIA son los 466.47, lo que quiere decir que estamos muy cerca de llegar a los R470. Aunque no tenemos una fecha exacta, lo más probable es que los últimos drivers con soporte de Kepler, y de las GTX 600 y GTX 700 basadas en dicha arquitectura, lleguen a finales de este año.

¿Qué pueden hacer los usuarios de las GTX 600 y GTX 700?

Lo ideal sería cambiar de tarjeta gráfica, pero entiendo que no es el mejor momento, y que puede que a finales de año la cosa tampoco haya mejorado especialmente. Si tienes una de esas tarjetas gráficas no te preocupes, que no vaya a recibir nuevos drivers no significa que haya quedado inutilizada, podrás seguir utilizándola sin problemas durante un tiempo razonable, quizá entre seis meses y un año.

Sin embargo, ten en cuenta que con el paso del tiempo, puede que te vayas encontrando juegos que empiecen a darte errores o fallos, que presenten un rendimiento muy pobre o que, directamente, no funcionen. Una vez que lleguemos a ese punto, actualizar a una gráfica superior será imprescindible si quieres seguir jugando.

La próxima arquitectura en «pasar a mejor vida» será Maxwell, que fue utilizada en las GTX 750 y GTX 750 Ti, y también en las GTX 900. Estas tarjetas gráficas ofrecen un rendimiento muy bueno, de hecho la GTX 980 Ti ha envejecido bastante bien, gracias a su potencia bruta y a sus 6 GB de memoria gráfica.

La entrada Las GTX 600 y GTX 700, basadas en Kepler, dejarán de recibir soporte este año es original de MuyComputer