Zen 4 de AMD supondrá un cambio de socket, y esto traerá novedades muy importantes

AMD sigue trabajando en Zen 4, una arquitectura de nueva generación con la que la compañía de Sunnyvale sustituirá a Zen 3, cuyo lanzamiento debería producirse, en teoría, en algún momento de 2022. Se había rumoreado que podría llegar un poco antes, concretamente a finales de 2021, pero viendo la situación que vive el mercado de los semiconductores, y con numerosas voces que hablan del lanzamiento de Zen 3+ dentro de unos meses, se refuerzan esas informaciones que apuntan a 2022.

En términos de arquitectura, Zen 4 mantendrá el diseño MCM que hemos visto en Zen 3. No esperamos cambios importantes, lo que significa que, salvo sorpresa, esa nueva generación seguirá utilizando el chiplet de 8 núcleos como unidad básica, y el chip I/O externalizado, además del sistema de interconexión Infinity Fabric.

Una de las novedades más importantes que traerá Zen 4 será el salto al proceso de 5 nm de TSMC. Este nuevo proceso reducirá el tamaño de los transistores y el impacto de estos nuevos chips en la oblea (ocuparán menos espacio), lo que permitirá aumentar la densidad de transistores por milímetro cuadrado y obtener más chips por cada oblea. También podemos esperar una mayor eficiencia y una mejora del IPC frente a Zen 3.

Será interesante ver también las frecuencias de trabajo que logra alcanzar AMD con Zen 4, y si logra, por fin, romper la barrera de los 5 GHz. No me entendáis mal, al final lo importante es el IPC, y AMD demostró con Zen 3 que no necesitaba tirar de fuerza bruta (MHz) para vencer a Intel, pero alcanzar o superar los 5 GHz sería una especie de «guinda al pastel».

Zen 4

Esta sería la supuesta hoja de ruta de AMD para los próximos dos años.

Zen 4 utilizará el nuevo socket AM5: ¿Vuelta al sistema LGA?

Podemos dar por sentado que con la llegada de Zen 4 el socket AM4 pasará «a mejor vida». Esta nueva generación de procesadores utilizará el socket AM5, y según las últimas informaciones prescindirá del actual sistema de conexión PGA, siglas de «Pin Grid Array», que AMD ha utilizado desde Zen hasta Zen 3. Dicho sistema se basa, como sabrán muchos de nuestros lectores, en una matriz de pines que se insertan en el socket.

Zen 4 utilizará el sistema LGA, siglas de «Land Grid Array», que convierte los pines en una matriz de contactos planos. Este presenta algunas ventajas frente al clásico PGA, entre las que destacan, por ejemplo, la eliminación del riesgo de doblar un pin debido a una mala manipulación del procesador.

Además del cambio de socket, la reducción de proceso y el salto al estándar LGA, Zen 4 traerá otras novedades interesantes a nivel de plataforma, entre las que podemos destacar el soporte de memoria DDR5 (no será retrocompatible con memorias DDR4), la interfaz PCIE Gen4 con 28 líneas (otras informaciones aluden directamente al soporte de PCIE Gen5) y el soporte de procesadores con un TDP de hasta 120 vatios, aunque se comenta que algunas placas base tendrán una configuración especial con soporte de procesadores de hasta 170 vatios.

La reducción de proceso de fabricación también debería facilitar a AMD un aumento del máximo de núcleos e hilos, tanto en los procesadores Ryzen basados en Zen 4 como en los próximos Threadripper y EPYC. En el caso de los primeros, podríamos ver configuraciones de hasta 32 núcleos, mientras que en el caso de los modelos profesionales se rumorea que AMD dará el salto a los 96 núcleos.

La entrada Zen 4 de AMD supondrá un cambio de socket, y esto traerá novedades muy importantes es original de MuyComputer